Praga, la perla checa. ¿Qué hacer en Praga?

¿Vas a visitar Praga y no sabes qué hacer?

Praga, capital de la Republica checa y ciudad bohemia por excelencia. Destaca su belleza arquitectónica y numerosa oferta gastronómica. Pero, ¿qué 15 cosas puedes hacer en Praga?

  • Visitar el castillo y la catedral, situados al norte de la ciudad y al que podréis acceder cruzando el puente de Carlos o en bus o tranvía para los más contrarios a andar. Una vez lleguéis arriba os vais a encontrar con una gran fortaleza, de hecho el castillo de Praga es como considerado el castillo antiguo más grande, desde la que podréis disfrutar de una preciosa panorámica de la ciudad. También podéis visitar los jardines reales o visitar la catedral por dentro. Para esta ocasión os recomiendo realizar un tour, son alrededor de 300 coronas, unos 12 euros con transporte.

Castillo de Praga

  • Comer un Trdelník, es un dulce típico de la región. Se trata de una masa tostada con forma cilíndrica que puede ir rellena de chocolate, crema o helado, entre otros.

 

  • Ir a la ópera. Tanto Viena como Praga son ciudades con una cultura de la música importante por lo que es una buena ocasión para asistir a alguna función. El precio de los tickets es muy diverso, pero por 20 euros se pueden encontrar.

Opera de Praga. El barbero de Sevilla.

  • Ir a bailar a la mayor discoteca de Europa, Karlovy lázně. Situada al lado del puente de Carlos, en pleno centro, esta discoteca consta de cinco pisos de diferentes estilos en los que podemos encontrar: una sala de hielo; una sala de oxigeno, en donde podremos consumir oxigeno que nos salvará de una resaca al día siguiente; una sala de con inspiración en los años 80; una sala de música actual; y una última sala con estilos más de R&B. La entrada cuesta 200 coronas (8 euros aprox.) y las cervezas de medio litro 38 (menos de 2 euros).

 

  • Ver el reloj astronómico. Es uno de los reclamos turísticos de la ciudad. Da la hora de tres maneras diferentes y con el cambio de hora los turistas se agolpan frente a este monumento para ver el espectáculo que ofrece. Una vez empieza el resuene de campanas, salen los apóstoles al mismo tiempo que las figuras que lo rodean se ponen en movimiento. Estas figuras son el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte. Una vez acaba el gallo dorado cacarea, aunque no siempre esto es así por cuestiones de antigüedad. El reloj es tan único y cuenta con una belleza tan sin igual que una vez terminado el rey mando a unos matones a casa del relojero para dejarlo ciego y que no pudiera construir nada igual.

Reloj astronómico de Praga

  • Visitar la sinagoga española. Durante la Segunda Guerra Mundial, Praga, como la mayor parte de Europa, sufrió la invasión Nazi. Los soldados usaban la sinagoga como almacén en donde depositaban las pertenencias de los judíos que deportaban como una futura prueba de la superioridad de la raza aria quien acabaría con una raza entera con la puesta en marcha de su “solución final”. Años más tarde se convirtieron en las pruebas incriminatorias contra el tercer Reich en los juicios de Núremberg.

Sinagoga española. Praga

  • Alquilar una barca y dar una vuelta por el rio. Si visitáis Praga en la época estival podéis dar una vuelta en barca por el río. Existen diferentes tipos de barcas y cuestan aproximadamente 8 euros la hora. ¡Una buena manera de refrescarse y pasar un rato divertido!

Paseo en barca. Praga

  • Dar una vuelta por la Ciudad Pequeña. Es el barrio situado a pies del castillo que cuenta con un encanto especial, considerada y conocida como “la perla del barroco”.

Ciudad Pequeña de Praga

  • Entrar a la mayor tienda de juguetes que hayas visto, Hamleys. Si quieres revivir durante un rato al niño que todos llevamos dentro, no dejes de visitar esta tienda ubicada en pleno centro de Praga. En ella os encontraréis con Krtek, el topo más famoso del país.

Juguetes. Niños. Praga

  • Si eres un amante de las cremas y cosmética natural Havlikova Apoteka es visita obligada. Cuentan con una amplia gama de productos para la piel y el pelo tanto para hombres como para mujeres.

 

  • Para los que quieran una cena especial, el restaurante Casserol es una gran opción. Fusionan la cocina tradicional checa con toques modernos. Se puede disfrutar de un pato en su punto o de unas chuletillas de cordero a un precio de entre 20 y 30 euros por persona.

 

  • Visitar en barrio judío. Los judíos es un pueblo caracterizado por la marginación que ha sufrido en casi todas las épocas conocidas y el barrio judío fue el barrio guetto en donde los judíos debían residir por ley. Con el paso del tiempo fueron obteniendo mayores libertades hasta que se les concedió el derecho a poder vivir en la parte de la ciudad que quisieran. Esto hizo que quedarán en el barrio lo peor de cada casa y que abundara la prostitución, las drogas y la delincuencia hasta que los judíos decidieron renovar el barrio y volver a construir todo de nuevo siendo hoy en día una de las zonas más privilegiadas de la ciudad en donde se pueden encontrar tiendas de lujo.

 

  • Disfrutar de una buena cerveza checa. La Republica Checa es el país en donde más cerveza se consume por habitante, aproximadamente unos 150 litros por año, si hacemos un simple calculo matemático serían ¡unos 2,5 litros por día! Se pueden encontrar distintos cervezas para todos los gustos, aunque la más famosa es la Pilsner Urquell.

 

  • Cruzar por el puente de Carlos. Es el puente más antiguo de la ciudad y ofrece conexión entre la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva. Esta construido el piedras y cuenta con un total de 30 estatuas de estilo barroco que representan a los santos y patronos de la época. Además, a lo largo del paseo se pueden encontrar diferentes puestos de suvenires y recuerdos de artesanía así como de

 

  • Comprar un recuerdo en el mercado de Havelská, ubicado en la calle que le da nombre, se encuentra una amplia variedad de puestos con diferentes productos para los turistas. Desde artesanía o chocolates a frutas para disfrutar de un almuerzo sano.

 

Tips&Tricks

  • Alojamiento recomendado: Hotel Mojo, situado a tan solo 10 minutos del centro, barato y con lo básico para tu estancia.
  • La moneda oficial es la corona checa.
  • Comer cuesta entre 10 y 15 euros por persona.
  • Como suvenires se pueden encontrar numerosas tiendas a lo largo de la zona centro. Praga se caracteriza por tradición cristalera, el chocolate y la cerveza.

 

¡Si tenéis alguna recomendación más no olvidéis comentar! 🙂

Deja un comentario